El guardián de las palabras

Un personaje que me parece fascinante, Leodovaldo Olegario Remigio Otón (o abreviadamente LORO), un loro procedente de Mitología, mantiene el siguiente diálogo con los niños que encuentran su jaula en la playa:

– Habéis de saber que en nuestro país la vida se rige por tres libros. Son libros parlantes, claro está, no como esos libros aburridos, y vulgares que tenéis vosotros. Uno es el Gran Libro de los Hechizos, otro es el Herbario de Herpisandro y el tercero es el Diccionario Gigante. A mí me educó el diccionario, y por lo tanto fui nombrado Guardián de las palabras.
– ¿Y eso en qué consiste? –preguntó Penélope.
– Ah, es un puesto muy importante, sin duda alguna –dijo Loro–. ¿Tú sabes cuántas palabras hay en nuestro idioma? Doscientas mil, para ser exactos. Pues bien, la persona media usa las mismas palabras día tras día, hoy, mañana y pasado.
Al llegar a ese punto se le llenaron los ojos de lágrimas; se sacó de debajo del ala un pañuelo muy grande de lunares y se sonó el pico.
– ¡Así es! –continuó entre sollozos–. ¿Y qué creéis que les pasa a todas las palabras que no se usan?
– ¿Qué les pasa? –preguntó Penélope, con los ojos como platos.
– Pues que, si no se las cuida y se les permite hacer ejercicio, se desvanecen y acaban por desaparecer, las pobrecitas –dijo Loro-. En eso consiste mi trabajo. Una vez al año tengo que ponerme a recitar el Diccionario, para garantizar que todas las palabras hagan el ejercicio imprescindible; pero en el transcurso del año procuro utilizar todas las que pueda, porque en realidad las pobrecillas no tienen suficiente con una sola salida anual. ¡Se aburren tanto, ahí sentaditas entre las páginas!
[Durrell, Gerald. El paquete parlante.]

Me gusta ese personaje y no puedo evitar sentir simpatía y ternura por él aunque todos sabemos que inexorablemente las palabras que él tanto esmero pone en cuidar y guardar acabarán pereciendo para dar paso a otras de nuevo cuño que ganaron el terreno por hacerse familiares a todos.

A mi personalmente me siguen gustando algunas palabras sencillas que habitualmente se dejan en el olvido, como método (actualmente suplantado por la traicionera metodología, cuyo significado original no era lo mismo, pero acabará siéndolo), posición, colocación, ubicación, localización (actualmente suplantados por posicionamiento), tipografía (camuflada tras la fuente)… Hay otras que me gusta utilizar sabiendo que son de las que suelen quedar arrinconadas e intento echar una mano a LORO en su tarea para que las palabras cumplan su cuota de ejercicio y no se desvanezcan.

Pero ni sacando a pasear todo el rico vocabulario de nuestra lengua es fácil comunicar con precisión lo que se quiere, frecuentemente necesitamos ayudarnos con gestos, miradas, imágenes. Y aún así hay infinidad de cosas que somos incapaces de expresar. Y cuando no sabemos cómo expresar es una buena práctica mirarse hacia el interior e intentar descubrir si realmente tenemos algo que decir y, en caso afirmativo, permitir a ese algo que se arregle, se deshaga el enredo, y se acicale antes de salir.

En una ocasión leí que Sherlock Holmes tocaba el violín durante la resolución de los casos para no poner la atención en toda la información que había recabado y permitir a las ideas ordenarse. Supongo que en ese sentido será válida cualquier actividad no relacionada con el lenguaje consciente y que nos permita distraernos, así que os invito a que disfrutéis del fin de semana que se avecina dejando que las ideas se ordenen mientras disfrutáis de cualquier otra actividad: embelesaros ante un bello paisaje, arrobaros con la puesta de sol (o de luna), deleitaros de los pequeños momentos cotidianos… o simplemente regocijaros de la inactividad absoluta.

Todo sea por poder empezar la semana próxima con las ideas algo más desembrolladas.

enredo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en conocer. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s