Metamorfosis al estilo de Cortázar

Durante mi adolescencia era frecuente que me acompañaran las Historias de Cronopios y de Famas de Julio Cortázar en el bolsillo del chaquetón (o quizás hoy, por honrar al escritor, debería decir saco). Ha sido uno de los libros que más veces he leído y releído, incluso en bachillerato tuve la osadía de atreverme a hacer una exposición en clase de literatura sobre el libro (con lo fácil que hubiera sido elegir cualquier otro de la lista que el profesor nos había dado).

No puedo elegir una de las historias como preferida, son muchas y la mayoría de ellas me han ido dando visiones o experiencias interesantes (ahora quizás estoy pensando malévolamente en los simulacros), pero la historia que motiva este artículo es el relato Diario a diario, aunque en este caso el sujeto no ha sido un diario sino un libro, y tampoco ha sido el mismo libro.

Diario a diario

Diario a diario - Estación de autobuses de Olot, Agosto 2010

La cuestión es que yo disponía del manual de la bondad humana, un libro que en su día adquirí por su título y porque el autor (hasta ahora) siempre me ha ofrecido entretenidos e interesantes libros. Lo presté a una amiga que, contra lo que suele ser habitual, me lo devolvió (tardó un tiempo en hacerlo, pero lo hizo). El hecho de que lo tuviera a mano propició que hablara de él y se lo prestara a otro amigo aunque en este caso el préstamo tenía más riesgo, no es residente de Barcelona y su paso por nuestra ciudad fue de apenas un par de semanas. Y en ese préstamo ocurrió que el libro salió de viaje y decidió extraviarse.

Ahora ha vuelto, metamorfoseado en Último round, el libro de Cortázar que más se parece a un periódico y que, además, estoy segura voy a disfrutar. Creo que en futuros préstamos propondré con más frecuencia la posibilidad de metamorfosis del libro, casi más interesante que la devolución del mismo ejemplar.

Martín, gracias por ser tan “cortazariano” en las metamorfosis de los libros. Creo que he salido ganando con el cambio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en conocer y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Metamorfosis al estilo de Cortázar

  1. Martín dijo:

    Una vez hice una versión en audio de “progreso y retroceso” de una época que intentaba mezclar la poesía y la música electrónica, es realmente insoportable de oir y por eso no te lo envío antes de que me lo pidas, pero mil veces leí ese libro y el diario a diario es uno de los que más me gusta.
    No pensé realmente en que ese cuento funcionaba como metáfora de nuestro intercambio, o que nuestro intercambio hacía referencia a ese cuento, es un gran hallazgo.
    El manual de la bondad me ayudó también, me apena que no haya llegado a suiza, quizás lo perdí en una estación de servicio en medio de francia, podemos fantasear con la idea de que algún inocente lo agarró y al ver el título se entusiasmó con aprener a ser bueno.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s